‘Falcon and the Winter Soldier’ 1×06: Lethal Weapon 4

Un final a la altura de las expectativas, lo que no necesariamente es bueno.

La gran batalla final se desarrolla en un muelle/edificio en construcción. Nuestros héroes aparecen en escena para resolver de una vez por todas el conflicto que se viene arrastrando desde el inicio, interviniendo en el enfrentamiento entre los villanos de turno (relacionados con inmigrantes ilegales) y la policía. El Final Boss, personaje experto en artes marciales, es derrotado de una vez y para siempre, en una secuencia de acción donde se nota que se gastaron todo el presupuesto de coreografía y producción. Elipsis: finalmente, una gran escena donde nuestros héroes celebran en familia, reunidos para despedir la saga. Sí, es el final de “Arma Mortal 4” (lo siento, pero no es spoiler si han pasado 23 años); y sí, es también un resumen bastante completo de “One world, one people”, el episodio final de esta serie de altos y bajos, de peleas y discursos políticos, de buenos personajes y barones sokovianos bailarines.

Debo declarar, de antemano, que no quise hacer una review del episodio anterior porque no valía la pena: los 50 minutos de “Truthsimplemente fueron un gran cliffhanger para este episodio, sin valor en sí mismo. Es necesario ver los dos episodios juntos para disfrutarlos. Lógica que, por cierto, se repite al considerar la serie como un todo: al igual que “Wandavision“, esta producción funciona muchísimo mejor cuando la maratoneas, cuando la ves como una gran película de larga duración dividida en 6 capítulos (Snyder, no se puede componer con la ventana abierta). Esto, más que ser algo bueno, solo hace criticable la decisión de Disney de lanzar los capítulos semanalmente. Únicamente me explico tal decisión por la necesidad de atraer un poco más de atención hacia Disney+, que por sí misma es incapaz de sostenerse debido a su aún-muy-pobre catálogo (ni siquiera comencemos a hablar de “Marvel Studios: Legends”, por favor, que para refritos baratos tenemos esta serie).

Creo que lo más negativo es esto de dejar tantos caminos abiertos. La serie es autoconclusiva pero no tanto. Termina sin una segunda temporada, pero con una escena post-crédito que es el cliffhanger perfecto. Sé que a estas alturas solo queda tener fe en Kevin Feige y en su destino, más ahora que tiene el control total del universo Marvel, pero hablemos en serio: estas son producciones dirigidas al hombre promedio, quien después de un día agotador quiere relajarse y ver un episodio de superhéroes agarrándose a piñas o tal vez gusta de tener puesta Infinity War de fondo mientras hace otra cosa. El promedio no se va a consumir TODO lo que Marvel ponga a disposición (entiéndase comics, series animadas, spinoffs, documentales, cortos, animación japonesa, you name it). Por ello, lo más probable es que si pretenden desarrollar a los Thunderbolts o a los Dark Avengers fuera de una película no lo vea porque no tengo tiempo para ver todo. Y eso, quieras o no, afecta la experiencia como espectador, debiendo recurrir a resúmenes y otras payasadas en Youtube para entender qué estoy viendo. Mala movida ahí.

Y hablando de comics, tengo que referirme a Madripoor. Basta, Marvel, basta de ilusionar a tus seguidores. Que ahora sí que sí se vienen los X-Men, que no tiene sentido mostrar Madripoor si no es para presentar a Wolverine, que esto y lo demás. Todo para no ser más que una ciudad con una ambientación medio Blade Runner y nada más. No sirvió de nada. De Wolverine, ni la sombra. Sigo esperando a Mephisto, a todo esto. BASTA, MARVEL, POR FAVOR. BASTA.

Por último, encuentro indignante la forma en que erradicaron del mapa todo rastro de los “Sin Banderas”. Si en su momento elogié el ejercicio de poner unos villanos ubicados en una zona moral y éticamente gris, ahora no puedo dejar pasar el que todo ese ejercicio fue en vano: una bomba puesta por el mayordomo del “Bailando por un sueño” fue todo lo que se necesitó para dar por cerrado el tema. ¿En serio tienes tan poca estima por tus espectadores, MCU? Merecíamos un buen cierre de ese arco, o al menos uno mejor que “y de pronto, una bomba hizo ‘puf’ y los mató a todos. Karli murió en el camino de vuelta a su planeta. Fin”.

De lo positivo, me interesa saber cuáles son los planes que Feige tiene para John Walker en el MCU. Al final, la serie es mucho menos sobre el Soldado de Invierno o sobre el Halcón (que durante la serie apareció la nada misma, salvo los últimos capítulos) y mucho, muchísimo más, sobre el auge y caída de John Walker, junto con su renacer como el antihéroe. Una crítica al complejo industrial militar estadounidense y al trato instrumental que se le da a los soldados en la Norteamérica actual. Mucho potencial ahí. Será interesante saber cómo (y en qué momento) pondrán en escena al US Agent a la cabeza de los Dark Avengers, de la mano de Valentina Allegra de Fontaine y ¿tal vez Carter? Solo especulo. Creo que lejos el mejor acierto de casting fue el de Wyatt Russell (actorazo, me convenció) y sería una lástima que no viésemos nada de él en un futuro cercano.

En conclusión, creo que reafirmo lo dicho en mi primera review: “Falcon and the Winter Soldier” es una producción que jugó hasta el último minuto a la segura, sin arriesgar ni apostar por innovar demasiado. Todo se sentía seguro: lo de Carter como The Power Broker estaba anunciado con letras de liquidación (así como no es ninguna sorpresa que es una Skrull), la redención de Karli se venía trabajando hace dos episodios (básicamente la mitad de la serie), el discurso del Black Falcon frente a los políticos era previsible y casi obligatorio después de todas las revueltas sociales ocurridas en EEUU (aunque pudo haber sido más breve, siento que le restó momentum al capítulo). Hasta ese final con la barbacoa prendida y los dos protagonistas abrazándose mientras miran el horizonte de verdad no podía ser más cliché y esperable, sacado de una película de acción de finales de los ’90. No digo que sea malo: disfruté bastante la segunda mitad de la serie. Solo digo que en esta pasada se notó que entre pandemia y un mercado riesgoso no se atrevieron a más. Y para suerte de nosotros, los espectadores, fue una apuesta que ganaron.

¿Funciona? Por supuesto que funciona, más ahora que puedes verla de una sentada (es la única forma de verla sin sentir que esos 3 primeros episodios se sientan un desperdicio). ¿La vería de nuevo? Lo dudo seriamente. ¿Voy a devorar de inmediato lo próximo del MCU solo para poder quejarme de nuevo? Definitivamente, que no te quepa duda de aquello.

Total
0
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar