‘Falcon and the Winter Soldier’ 1×03: El gramo para el kilo

Zemo bailando en una discoteca.

En mi país decimos “le faltó el gramo para el kilo” como una expresión coloquial para referirse a quien, si bien tuvo un desempeño decente, pudo haber sido mucho mejor. Alguien que pudiera hacer mucho más, pero simplemente no lo hace. Exactamente eso le pasó eso al tercer episodio, Power Broker”, estrenado este Viernes.

El arco principal del episodio comienza inmediatamente desde donde nos deja el anterior, con una tregua entre Sam y Bucky con Zemo, criminal encarcelado por éstos pero el único que puede ayudarlos en el objetivo -común con el nuevo Capitán América- de rastrear a  quienes están replicando el suero del supersoldado. En su búsqueda viajan al Principado de Madripoor (clave para varias historias de Marvel, especialmente de los X-Men) por más pistas; allí son ayudados por Sharon Carter, quien regresa como una traficante de arte que, a través de sus contactos en fiestas de alto nivel (donde Zemo aprovecha de bailar en una discoteca) descubren al científico a cargo de esta “nueva cepa” de supersoldados. Luego de fracasar en su captura y de escapar de un caótico tiroteo -que incluyó hasta una bazooka- descubren que en esta carrera hay otro competidor: Wakanda se hace presente con Ayo, plantando el cliffhanger para el próximo Viernes.

Por último, pero no por eso menos relevante, el capítulo desarrolla aún más las dinámicas y alcances de la red de los Flag Smashers, las causas de sus líderes y su complicada relación con The Power Broker; mientras, John Walker se convence que Zemo está libre gracias a los personajes principales de la serie y decide actuar cualquiera sea el costo.

Por un lado, creo que el punto más alto del capítulo se lo lleva la profundidad con que tratan a esta banda de súperterroristas conocidos como los “Sin Banderas”. Como lo comenté en la review anterior, uno de los aciertos del showrunner en esta serie ha sido no construir a un villano unidimensional, error que el MCU comete una y otra vez (Tyler Hayward envía saludos). Que el espectador pueda empatizar hasta cierto punto con el villano enriquece en demasía a la serie; jugar a cuestionar los fundamentos ético-morales de los distintos personajes y no hacer de ellos una guerra entre los “buenos” y los “malos” es algo a lo que rara vez apuestan las producciones de consumo masivo. De hecho, el MCU lo había logrado sólo con Killmonger en “Black Panther” y hasta cierto punto con Zemo (quien de pronto se olvidó de vengar la muerte de su familia y ahora gusta de bailar en una discoteca).

Por otro lado, el gran pecado del capítulo es la aplicación irrestricta de la fórmula infalible MCU. En el global, la trama del episodio se siente no como algo original sino como un refrito, como algo que si viste todas las películas (como probablemente lo hayas hecho) inevitablemente sientes un deja vú. Y es que a ratos el episodio usa algunos elementos de “Captain America: The Winter Soldier, roba mucho a “Captain America: Civil War” y derechamente hace un plagio descarado al tramo final de “John Wick: Chapter 2” (intencionalmente, claro: el episodio fue escrito por el creador de la franquicia de John Wick), todo mezclado en un combinado que funciona pero no deslumbra. Y por cierto, no puedo dejar pasar lo que le hicieron a Zemo: pasó de ser el villano frío y calculador de Civil War, aquel que tenía un plan tan detallado que rayaba en lo absurdo, a ser el típico antivillano que es malvado pero coopera con los buenos, serio pero no duda en bromear cuando puede, frío pero gusta de bailar en discotecas.

Ya en serio, más allá de la vergüenza ajena que me dio esa pasajera escena de Zemo bailando en la discoteca, “Power Broker” te deja en claro que, con la mitad de la serie cumplida y sin una segunda temporada en el horizonte, “Falcon and The Winter Soldier” se contentó con cumplir pero no destacar. Le basta con lo que entrega, aunque le falte el gramo para el kilo.

Esperemos a ver qué pasa en el próximo episodio.

Total
97
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar